Etiquetas

, , ,

Superar el bloqueo

Fácil de decir. Los bloqueos de escritor frecuentemente van acompañados de problemática psicológica que es la que te impide rescatar tu creatividad del limbo mental en el que la tienes almacenada. En este breve consejo no puedo decir otra cosa que: respira, tómatelo con calma, y arregla lo que tengas que arreglar en tu cabeza. Por lo que a empezar (o volver) a escribir se refiere, sólo hay una cura: ¡hazlo! Tras un periodo sin escribir nada (por lo menos a mí me pasa), es difícil arrancar de nuevo, sobre todo si eres un escritor novel corriente, es decir, que no te ganas la vida con esto y por lo tanto necesitas ocupar tu tiempo en otras numerosas tareas; así, el agobio por la falta de tiempo y la falta de fluidez fruto del desentreno pueden llevarte a ponerte nervioso al teclado, a sentir que no avanzas, a no estar seguro de que lo que escribas sea bueno… No te exijas volver a escribir al mismo ritmo que cuando estabas inspirado; tómate tu tiempo y ve poco a poco, mejor eso que nada. Si te encuentras fatigado y los plazos no te apremian (y a veces incluso cuando los plazos apremian), lo mejor es escribir aunque sea una página, o un párrafo. Con el paso de los días verás que tu texto va creciendo. Es cuestión de que no te desentrenes del todo, que aproveches los huecos de tu agenda para mantener la maquinaria engrasada. Por otro lado, debes recordar que escribir es mejor que quedarse parado por las dudas paralizantes; ya habrá tiempo más adelante para pulir, corregir y documentarse mejor; de momento que el boceto no se detenga demasiado, eso te dará confianza, y la confianza es lo que nunca debes perder.

Anuncios