Etiquetas

, ,

¡No me concentrooo!

Esto es una pequeña recomendación para aquellos momentos en los que tropiezas en algún párrafo o, sencillamente, no encuentras el modo de volver a arrancar en una historia que ya has iniciado. Cada escritor es un mundo muy personal, y por lo tanto la mente de cada uno funcionará de distinto modo en su proceso creativo. Para aquellos a los que les pase en algún momento lo que a mí: estar a mitad de una frase o párrafo con la idea en la cabeza pero sin encontrar las palabras adecuadas, distrayéndote con una mosca, regresando al texto y atascándote una y otra vez… Que no cunda la ansiedad; respira hondo (más, quiero que respires más), relee la frase o párrafo anterior y vocaliza en voz muy bajita (para que los demás no crean que estás loco de remate) cuál era tu objetivo; es decir, cuál era la idea que querías expresar y qué elementos querías introducir en ella. Una vez lo hayas hecho, es posible que encuentres una palabra o palabras que, aunque burdas, te sirvan para arrancar de una vez. Incluso puedes probar a escribirlas. Luego puedes revisar el texto y pulirlas como a tantas otras frases que retocas para que queden mejor. Bueno, y si el problema es de inspiración general, tómate un descanso pequeño, que el hecho de escribir sea una diversión y no una tortura.

Anuncios