Imágenes

.

.

.

.

.

.

.

Y en el momento de la muerte graban las ondas cerebrales de los niños en un ordenador. Mediante radiofrecuencias, porque ondas cerebrales y ondas de radio básicamente son lo mismo. Graban esas frecuencias desde el implante cerebral al ordenador. Y luego lo que hacen es mandar esa onda de radio, esa frecuencia, a través de postes de telefonía, satélites y televisiones, y eso está provocando que el nivel de crímenes aumente, que la ansiedad de las personas aumente.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

En algunas civilizaciones antiguas, se sacrificaban niños como ofrenda a sus dioses paganos y maléficos, ya que los reptilianos exigían este tipo de ritual. En el instante mismo de producirse la muerte ritual, fluye por el cuerpo de la víctima una gran cantidad de adrenalina que se acumula en la base del cerebro, con un efecto más acusado en bebés y niños pequeños. Es esta afluencia de adrenalina la sustancia que buscan las mentes reptilianas para poder pasar a esta dimensión y poseer a alguien.

Anuncios